Diez recomendaciones políticas en tiempos de Trump

Como alguien que vivió en el comunismo y que ha pasado una buena parte de su vida estudiando los sistemas políticos, comparto estas recomendaciones para los tiempos que vivimos.

  1. No defiendas incondicionalmente a ningún político, sobre todo si ese político afirma que quienes le critican son los “enemigos del pueblo”. Criticar no mata, pero los políticos tienen a la policía, los calabozos y el ejército, más nos vale controlarlos, al menos, con la libertad de expresión. Por otro lado, considera que a los dictadores les encanta hacerse las víctimas.
  2. Denuncia a cualquier político que afirme ser el árbitro de la nación y diga que sus oponentes son los destructores del país. Dictadores, tanto fascistas como comunistas, prohibieron a la oposición política justificándose en que pretendían “destruir” a la patria.
  3. Ten en cuenta que las palabras de los jefes de estado tienen grandes consecuencias. Hitler primero destruyó a los judíos en la imaginación de los alemanes, deshumanizándolos en sus discursos, sólo así pudo después encerrarlos en campos de extermino. Ningún presidente debe expresarse negativamente sobre ningún ciudadano del país que conduce.
  4. No ataques a tus amigos, tus vecinos o tus compatriotas, sobre todo si piensan diferente de ti…. Los regímenes que impulsan la agresión política están rompiendo la confianza de unos ciudadanos en otros y, por lo tanto, la capacidad de todos de podernos unir contra los abusos.
  5. Desconfía de que las “instituciones democráticas” pueden salvarnos del autoritarismo. Las instituciones son conducidas por hombres y mujeres y, si no alzan su voz independiente en el momento indicado, porque ya son parte de los “incondicionales” al régimen, la dictadura habrá sido consolidada. En el comunismo había “sindicatos” que defendían más a los empleadores que a los trabajadores, todo depende de quiénes estén al frente de la organización.
  6. Exige un sistema electoral justo y transparente. Hoy te puede parecer conveniente que un país autoritario como Rusia, intervenga en las elecciones estadounidenses para darle el margen de victoria necesario a los republicanos, pero… ¿Qué va a pasar si mañana Trump ya no te conviene? ¿Tendrás oportunidad real de participar en elecciones reales y no simuladas? ¿Cuán tarde será…?
  7. Imagínate que el presidente condujera una guerra mundial en la misma forma que manejó la pandemia: negación de los hechos, rechazo a los expertos, retrasos, polarización dentro del país con fines políticos, desprecio por los caídos… 
  8. Considera cuánto debe interferir un presidente estadounidense en la economía de libre mercado y el sistema capitalista: Trump estableció aranceles arbitrarios contra China, que después se vió obligado a eliminar, debido al daño económico que provocaba en su propia base electoral, a la que después regaló dinero a modo de “compensación”. El presidente también ha atacado directamente a empresas estadounidenses, contribuyentes, poniendo su dedo en la balanza para seleccionar a las empresas que triunfan o no, en razón de sus posiciones políticas ¿No es esto lo que han hecho los caudillos latinoamericanos?
  9. Cree en los propósitos que confiese el presidente. Trump no ha parado de tuitear y decir que quiere mantenerse en el gobierno por más de dos términos, como si por alguna razón quisiera normalizar el hecho y violentar esta regla casi centenaria de los Estados Unidos.
  10. Considera que cuando un político te quiere atemorizar a cada minuto, cuando todo lo que dice es que debes estar asustado de los “bárbaros, comunistas, fascistas,  o invasores, etc.”, es porque no tiene más nada que ofrecer. Todas las políticas del miedo han concluido en dictaduras, es lo único que justifica poderes extraordinarios para el caudillo.
Total
53
Shares
Related Posts