“El Rostro de los Días”, la novela cubana que compite con “el paquete”

La trama de la actual telenovela cubana “El rostro de los días” ha generado polémica, comentarios, críticas y memes, muchos memes. Hay tela por donde cortar: un agromercado siempre abastecido con productos de primera y precios de ensueño, un hogar materno que compite con cualquier hotel en Varadero, un personaje que solo viste de azul y aun no se sabe si por ser Industrialista o por devoción Yemayá.

Más allá de los chistes, grande ha sido el giro de las percepciones desde una escena que ha marcado un antes y un después en el ranking de la producción: el Machi violó a Lía. En Cuba la violación sexual a menores de edad no había sido desarrollada en la pantalla chica en un horario estelar, aunque se tiene constancia de algunas producciones a menor escala, como cortos y largometrajes de la FAMCA (Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual).

Nunca antes el cuento de comadrita donde un padrastro violenta a la niña de la casa sin que la madre se diera por enterada, había sido rodado por la Televisión Cubana (TVC). El trinomio de Machi, Lía e Irma, sin lugar a dudas, ha acaparado la atención de quienes jamás imaginaron caer en el enganche y desarrollar ese desespero por el próximo capítulo o porque Lía acabe de hablar.

¿Estudios de audiencia?

En las colas, patrimonio intangible de la sociedad cubana actual, respetando o no el distanciamiento social, es un espectáculo ver a los hombres de cualquier edad construyendo teorías y compartiendo opiniones sobre la trama en general.

El elenco de actores ha declarado en distintos medios de comunicación que las opiniones y críticas de los espectadores los estimulan y que les ha sorprendido recibir criterios de quienes menos lo esperaban. Uno de los actores más populares por estos días, especialmente en plataformas digitales, es Roberto Espinoza Sebazco, el Machi de la novela, quien se ha ganado algún que otro improperio. Sebazco ha declarado que se siente complacido, incluso con las reacciones más extravagantes, y refiere que ese era precisamente el objetivo de su trabajo, que para eso se preparó durante meses creando el perfil de René alias Machi, desde los gestos y las frases hechas o muletillas.

Quedan tres entregas de la teleserie y los espectadores esperan ver el desenlace en los rostros de sus personajes. Este es uno de los pocos casos en que la producción nacional ha superado en popularidad a los contenidos distribuídos por canales alternativos como “el paquete”, un servicio informal de venta de archivos digitales, generalmente audiovisuales extranjeros, que los cubanos pueden comprar con diferentes precios y frecuencia.

Total
27
Shares
Related Posts