Nuevos voluntarios para el estudio de la vacuna cubana contra la Covid-19

La Habana anunció hoy el comienzo de los estudios con el segundo grupo de voluntarios para la validación de la vacuna cubana. Este grupo se conformó con un total de 20 personas, cuyas edades oscilan entre los 60 y 80 años.

Desde el 18 de agosto se anunció el inicio de los ensayos clínicos para validar este primer candidato vacunal de América Latina contra la Covid-19. Los estudios se desarrollan en el Instituto Finlay de Vacunas con apoyo del Centro de Inmunología Molecular, ambas instituciones estatales ubicadas en La Habana.

Tres científicos líderes del proyecto, fungieron como los primeros voluntarios en el proceso de validación en humanos. Posteriormente, el 24 de agosto comenzó oficialmente la primera fase de ensayos clínicos con 20 voluntarios, comprendidos entre las edades de 19 a 59 años. Se propone probar el fármaco en unas 700 personas en las primeras etapas de validación.

El candidato vacunal cubano se aplica en dos dosis: la primera, identificada como “el tiempo 0” y la segunda, a los 28 días de este. El proceso culmina 28 días luego de aplicada la segunda dosis. Los resultados de los ensayos se esperan para febrero del 2021. El estudio se ha fijado como objetivo evaluar la seguridad, reactogenicidad (reacciones adversas) e inmunogenicidad (activar el sistema inmunitario e introducir una respuesta inmune) de la vacuna autóctona cubana.

En el mundo existen al menos 150 fórmulas de inmunización en desarrollo para contener la pandemia. Las propuestas de Rusia y China han recibido cuestionamientos por partes de expertos, teniendo en cuenta la rapidez del proceso y la ausencia de pruebas masivas.

BBC NEWS publica las consideraciones de un experto en epidemiología e investigador de la Universidad Emory de Atlanta en cuanto a la vacuna cubana. Felipe Lobelo reconoce que Cuba posee fortalezas y limitaciones para que su propuesta se convierta en una alternativa fiable y afirma:

“pueden tener la capacidad científica y tecnológica, pero otra cosa es desarrollar una vacuna que pase todos los filtros de seguridad y efectividad. Esos filtros dependen de una capacidad técnica y tecnológica pero también logística Es dentro de la logística donde Cuba puede encontrar limitaciones , teniendo en cuenta que no forma parte de los circuitos públicos y privados entre gobiernos y farmacéuticas alrededor del mundo.”

Agrega Lobelo, que no confiará además en una vacuna que no se haya probado en miles de personas y con diferentes estudios de seguridad y señala que otro de los desafíos del país versa en la búsqueda de candidatos para realizar las pruebas que él determina como pertinentes y necesarias. Vale destacar que el índice poblacional de la isla es comparativamente menor al de otras naciones donde se desarrollan proyectos similares. Otro elemento a tener en cuenta en este sentido es el hecho de que el envejecimiento poblacional demográficamente hablando, constituye un problema para estas investigaciones.

No obstante, Vicente Veréz Bencomo, director del Instituto Finlay de Vacunas, declara que Cuba tiene experiencia y capacidad para desarrollar una fórmula que inmunice a su población contra el virus. Destacó que el candidato vacunal presenta bajos riesgos, pocas incertidumbres y alentadores resultados en la fase preclínica.

Los estudios y pruebas de Soberana 01 se desarrollan cuando La Habana recibe nuevas restricciones para controlar la fase de transmisión endémica de la enfermedad.

Total
21
Shares
Related Posts