Springer, Berlusconi y el debate presidencial

¿Quién ganó el debate? Ninguno de los dos participantes porque no hubo un debate. Fue un show de Jerry Spingler, donde nuestro Berlusconi americano hizo de las suyas. Biden acusó a Trump de ser “el peor presidente” de todos los tiempos y viceversa.

 

The Jerry Springer Show fue un ¨talk show estadounidense que se emitió desde el 20 de Septiembre de 1991 hasta su cancelación el 26 de Julio de 2018. Era un programa conocido por mostrar historias de ¨supuestas¨ personas reales pero grotescas, historias semejantes a las que se ven en las telenovelas: infidelidad, engaños e incluso violencia. Los insultos y peleas entre los panelistas en el escenario eran habituales  y se transformaron en la marca del show.

Silvio Berlusconi  fue Presidente del Consejo de Ministros de Italia en tres ocasiones (1994-1995, 2001-2006 y 2008-2011).  Su mandato como primer ministro estuvo plagado de escandalosos asuntos sexuales, populismo y pésimas decisiones. Según los conocidos periodistas Marco Travaglio y Enzo Biagi, Berlusconi entró en política para salvar a sus empresas de la quiebra y a él mismo de la condena por corrupción. A pesar de ello, la Corte Suprema de Casación lo condenó en forma definitiva a 4 años de prisión por fraude fiscal.

Berlusconi es el fundador y presidente de la poderosa corporación de telecomunicaciones Mediaset, de donde procede gran parte de su litigada fortuna. La compañía se hizo notar por los programas parecidos a los de Jerry Spingler con ordinarieces y aquelarres de todo tipo.  De hecho Mediaset , dueña de Telecinco en España, trasmite desde 2009 los varios programas Sálvame de igual formato impúdico y prosaico.

Sirvan estas anotaciones para confirmar que el brete, lo soez y lo chocarrero siempre ha vendido y tiene una audiencia garantizada.

Para las personas con sentido común, con respeto a la política y con afán por la democracia, el primer debate electoral de anoche fue un desastre y una ignominia. Pero no una sorpresa.

Porque, ¿Hizo Trump algo inesperado o diferente de su enfoque desde 2015? Para nada,  interrupciones constantes al interlocutor, insultos, burlas y apodos que desde ese año han sido la marca de su estilo para ningunear a un oponente o desvirtuar cualquier tema que le resulte inconveniente.

¿Fue la moderación del debate realmente peor que cualquier otro debate político? Esta es una queja perenne y no vimos llamadas al orden, ni marcar las pautas de los temas que se debían discutir. Penoso para el periodismo.

¿Quién ganó el debate? Ninguno de los dos participantes porque no hubo un debate. Fue un show de Jerry Spingler, donde nuestro Berlusconi americano hizo de las suyas. Biden acusó a Trump de ser “el peor presidente” de todos los tiempos y viceversa.

En general, Trump dominó el tiempo con sus agresividades, con razones tanto buenas como malas para él.  Cierto es que impidió que Biden presentara su programa a la audiencia cada vez que el ex vicepresidente miraba a la cámara  para intentar hablarle al electorado. Pero Trump también dejó claro que no condena a los supremacistas blancos, atacó brutalmente al hijo de Biden (lo familiar siempre ha estado fuera del marco de un debate de este tipo) y no ha aclarado que no va a  reconocer los resultados electorales y transferir el poder si es derrotado. Entonces, no esperemos que Trump en su actuación haya atraído a nadie fuera de su propia base. Y quizás sirva para definir en su contra a independientes y republicanos indecisos con decoro.

Biden no fue el que interrumpía constantemente, o que se negaba a comprometerse a respetar los resultados de las elecciones, o que esquivaba la pregunta cuando se le pedía que denunciara la supremacía blanca. Y desde luego no es el candidato que necesitaba una victoria, ya que está por delante en la mayoría de las encuestas y en varios estados decisivos.

El año 2020 ha sido terrible para el mundo y  para los estadounidenses con una pandemia que ya rebasa los 200 mil muertos en USA, un daño atroz a la economía y un futuro bastante incierto.  Asistir a esta discusión insulsa y prosaica en un debate durante aproximadamente 90 minutos donde no se ha esclarecido prácticamente nada de lo que debe realmente interesar solo genera vergüenza y angustia. Escuchar al presidente de USA continuar haciendo afirmaciones engañosas sobre las boletas por correo fue lamentable. Pero esta vez, en vez de pedir ayuda con los emails de Clinton a Rusia, Trump ha ido mucho más lejos al enviar un mensaje directo al grupo de extrema derecha Proud Boys:  “Retroceded y quedaos a la espera” , marcando la evidencia del retroceso democrático.

Ninguno gana el debate. Pero tengan por seguro que todos hemos perdido.

Total
20
Shares
Related Posts