Miami, Trump no te conviene

Miami Beach with cruises on the back

Pensemos en algunas de las características que distinguen a Miami como ciudad y su importancia dentro de la economía y la sociedad norteamericana. 

    • Posee el tercer horizonte (skyline) más alto de los Estados Unidos, con alrededor de 300 rascacielos. 
    • El área metropolitana tiene una población de 5.5 millones, la séptima más grande de todo el país.
    • Es un importante centro en finanzas, cultura, artes y comercio internacional, y ocupa la posición número 12 dentro de las economías urbanas más grandes del país con un producto interno bruto (PIB) de $344.9 billones en el 2017. 
    • El downtown de Miami tiene una de las concentraciones de bancos internacionales más grandes de la nación.
    • Es la capital mundial de los cruceros, con aproximadamente 5.6 millones de pasajeros en el año fiscal 2018-2019.
    • Es un importante centro turístico para visitantes internacionales, y ocupa el segundo lugar en el país después de Nueva York. 
    • No se puede hablar de Miami sin referirse a su gente, la convergencia de culturas que la hace una de las ciudades más cosmopolitas e interesantes de Estados Unidos.

Todo estos datos resaltan la importancia de Miami, sobre todo si tenemos en cuenta que es relativamente joven, pues apenas se empezó a desarrollar a mediados del siglo pasado. Si los miamenses han logrado esto en apenas unas escasas décadas, imaginen lo que podría ser la ciudad cuando todo se consolide y tenga más experiencia como gran urbe metropolitana. Es por eso que las políticas proteccionistas, antiglobales y negligentes del presidente Trump están en contradicción con lo que le ha brindado prosperidad, autenticidad y crecimiento a Miami. Veamos algunos ejemplos de esto:

Economía y comercio:

Además de las irremplazables muertes a causa del COVID-19, su mal manejo de la pandemia le ha ocasionado daños económicos a la ciudad, empezando por la industria de los cruceros, pues el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés) extendió hasta octubre la orden de detener velas en puertos estadounidenses. El Jefe de Gabinete del Presidente Trump ha dicho recientemente que la administración “no va a controlar la pandemia” y, sin una estrategia nacional, nuestra economía seguirá sufriendo indefinidamente. Mientras tanto, China ya abrió sus restaurantes, cines y teatros, su economía creció 4.9% en el tercer semestre y es la única economía grande que el Fondo Monetario Internacional predice tendrá un crecimiento positivo en el 2020. El país asiático logró evadir un colapso económico priorizando estratégicamente su sector industrial, principalmente la infraestructura, antes que su economía de consumo. Gran parte de su éxito se debe más a cómo Beijing controló el virus que a la manera de manejar la economía. El gobierno implementó rigurosas medidas de uso de máscaras, cuarentenas, pruebas de covid y rastreo de contacto. Esto ofrece una simple lección: si controlas el virus, tienes más chances de recuperar tu economía. 

Este verano, el Consejo de Puertos de Florida le envió una carta al Congreso pidiendo ayuda para el sector marítimo. Hasta la fecha, la administración no ha proporcionado fondos en los paquetes de ayuda de COVID-19 para ayudar a la industria marítima. El Puerto de Miami es el puerto de pasajeros más grande del mundo y el décimo de carga más grande del país, emplea directa e indirectamente a aproximadamente 334,500 personas y tiene un impacto económico de $43 billones para el estado de la Florida, principalmente para el condado de Miami-Dade.

– El comercio en Miami-Dade contribuye directamente al 22% del Producto Interno Bruto (PIB) del condado. Este sector incluye servicios de venta al por mayor (wholesale), venta al por menor (retail), y servicios de transporte y almacenamiento. Con solo mirar los principales países de dónde vienen y hacia dónde van los contenedores repletos de mercancía que salen del Puerto de Miami, es notable que muchos de esos países son los supuestos “shithole” countries (países de [email protected]) que el Presidente insultó.   

List of countries by total valueExport value by country

Multilateralismo y globalización:

Las ciudades portuarias, comerciales y multiculturales como Miami son las que se beneficiaron del orden mundial creado por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, o sea el multilateralismo que se logró a través de alianzas, instituciones y tratados internacionales que ayudaron a evitar guerras comerciales, magnificar la influencia de la nación, e inyectarle un nivel de predictibilidad a las relaciones internacionales. Todos los presidentes anteriores han creído en el multilateralismo de alguna forma u otra. Sin embargo, Trump busca desmantelar estos sistemas sin la más mínima contemplación y sin ofrecer un substituto. Por ejemplo, en el plano comercial, retiró a Estados Unidos del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) que facilitaba el comercio entre países que representaban el 40% del PIB mundial y forzaba a China a cumplir con estándares económicos más altos. Arrojó por la borda las conversaciones para crear la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (T-TIP en inglés) que hubiera creado un bloque comercial con la Unión Europea y con importantes aliados dentro de ella ya que, actualmente, Estados Unidos no tiene un solo acuerdo de libre comercio con ningún país en el viejo continente. Miami, al ser una ciudad con costa al Atlántico, se hubiese beneficiado mucho de esto. La excepción ha sido la modernización del nuevo NAFTA, ahora denominado USMCA, que, para colmo, usó muchas de las provisiones del TPP. Irónicamente, las políticas proteccionistas del comercio que ha impuesto Trump son más cercanas a las de Bernie Sanders que a las posiciones de libre mercado que solía defender el partido republicano antes de él. 

– La administración de Trump también ha hecho mucho más difícil el trabajo de la Organización Mundial del Comercio, al rehusarse a aprobar jueces para los paneles que adjudican disputas comerciales y que Estados Unidos con frecuencia gana. Entre otras cosas que se han dejado atrás se incluye el Acuerdo Climático de París, el acuerdo nuclear de Irán, el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, la UNESCO, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la Organización Mundial de la Salud, y el Tratado de Cielos Abiertos. El aislamiento es desolador y los mecanismos para ejercer nuestra influencia en el orden mundial son mucho menores. 

Cambio climático:

La negación de Trump de que existe un peligro real llamado cambio climático y su apoyo a las industrias de combustibles fósiles –de las cuales ni Miami ni la Florida poseen ninguna–, conduce a un futuro vulnerable en esta ciudad. Los estudios científicos hechos por expertos imparciales que han estudiado el tema durante décadas han demostrado cómo las temperaturas más cálidas y las lluvias cambiantes impulsarán la agricultura y los climas templados hacia el norte del país, mientras que el aumento del nivel del mar consumirá las costas y los niveles peligrosos de humedad inundarán los valles. Por su humedad y cercanía al mar, Miami es una de las zonas más susceptibles a estos efectos y, si no se cambia el rumbo, será de las primeras en perjudicarse. 

– Actualmente ya hay seguros que se niegan a brindar servicios por inundación a casas ubicadas en zonas de peligro. Irónicamente, en Miami muchas de esas zonas se encuentran en áreas turísticas y son áreas muy codiciadas por bienes raíces como Miami Beach, Coral Gables, Fisher Island. Ni pensar en cómo afectará esto al turismo, una de las grandes industrias de la ciudad y del país. El desplazamiento y la migración de personas con mayor poder adquisitivo hacia lugares más elevados dentro del mismo Miami ya se empieza a ver en Wynwood, Design District, Buena Vista y otras áreas. Es desconcertante ver cómo Donald Trump puede ignorar una amenaza de esta magnitud tan irresponsablemente. 

COVID-19:

– Su administración ha optado por no cooperar con otras naciones en la búsqueda de la vacuna contra el COVID-19. Este nacionalismo de vacunas es muy lamentable porque, incluso si Estados Unidos crea una vacuna, no habrá mecanismos para poderla compartir con otros países. Desde un punto de vista comercial, esto significa que los consumidores extranjeros de nuestros productos y servicios seguirán enfermando y muriendo, y también implica menos demanda global en industrias que dependen de exportaciones, como los aviones y los automóviles. Si los trabajadores extranjeros están encerrados y no pueden hacer su trabajo, las cadenas de suministro transfronterizas se continuarán interrumpiendo, el comercio internacional seguirá siendo afectado y, por ende, lugares como Miami, uno de los mayores centros logísticos de exportaciones. Solamente el sector privado en Miami-Dade County tiene a Federal Express, que emplea a 1,161 personas; Ryder Integrated Logistics, 1,106; y Seaboard Marine 646.     

– Estados Unidos no se puede aislar del mundo ni pretender resolver las cosas por su propia cuenta, especialmente cuando hoy en día las cadenas de suministro de vacunas son inevitablemente globales. Es poco probable que el país que tenga la suerte de fabricar la primera vacuna efectiva cuente con todos los insumos necesarios para aumentar y mantener la producción.    

Mientras tanto, ante todos estos problemas, Donald Trump nos mantiene entretenidos con una supuesta amenaza del comunismo –algo que no es nada nuevo dentro del partido republicano, que viene amenazando con ese miedo desde principios del siglo XX–, y nos duermen con que el futuro de Cuba mejorará con otros cuatro años más de Trump; tal y como Fidel Castro nos mantuvo anestesiados con la invasión Yankee que nunca llegaba y con el mal llamado ‘bloqueo’. Fue el comunismo lo que hundió a Cuba, y en Estados Unidos será un miedo irreal y políticamente fabricado del comunismo lo que hundirá a Miami –literal y figurativamente– si se tiene a un presidente que ignora los verdaderos problemas y arremete contra las industrias y los sistemas que verdaderamente han contribuido a crear una gran ciudad.

En pocas palabras: Miami, Trump no te conviene.

Fuentes:

https://www.miamidade.gov/portmiami/library/stats-brochure-2019.pdf 

http://www.miamidade.gov/portmiami/library/stats-brochure-2019.pdf

https://projects.propublica.org/climate-migration/

https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2020-07-27/vaccine-nationalism-pandemic

https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2020-08-11/present-disruption

https://www.beaconcouncil.com/data/economic-overview/top-employers/

Total
41
Shares
Related Posts