El chantaje de Trump a Microsoft es puro autoritarismo.

Para las ovejas seguidoras de Trump que se manifiestan tan preocupadas por el posible avance del socialismo en EEUU si no sale reelecto, les tengo malas noticias: el lobo autoritario ya está dentro de su corral y ustedes lo están defendiendo.

Es característico de Trump el actuar más como un mafioso que como un empresario, pero en su última demanda con relación a la posible compra de TikTok por Microsoft, se ha pasado de la raya al exigir que parte del precio le sea pagado a la tesorería de EEUU en calidad de comisión porque “sin mí no se hace ese negocio”. Está dentro de las prerrogativas del gobierno el aprobar la compra de compañías extranjeras e inclusive el forzar su venta para poder seguir operando dentro del país. Pero de ahí a básicamente chantajear a Microsoft con no permitir la compra de TikTok si no se paga lo que constituiría un impuesto feudal hay un trecho muy largo que no está claro si es ni siquiera legal, pero definitivamente no tiene precedente.

Todos los que creen que el mejor antídoto contra el comunismo es el libre mercado capitalista deberían rechazar con fuerza esta idea, aunque termine siendo una de las muchas tonterías de Trump sin base en la realidad. El gobierno no debe nunca inmiscuirse en la actividad comercial privada fuera del marco de la regulación, que es competencia de la rama legislativa. Usar la fuerza del gobierno para chantajear monetariamente a una compañía icónica como Microsoft –y aquí hay además ecos políticos de la campaña difamatoria en contra de Bill Gates que ha tomado fuerza entre los seguidores de Trump– sería un abuso de poder digno del chavismo. Es la consecuencia de elegir a un pichón de dictador sin respeto por las leyes o las normas del mercado.

Total
20
Shares
Related Posts