Una vez más, Karla sirve de ejemplo.

Uno de los pocos episodios en mi vida que quisiera borrar, es el de haber sido parte de Somos+, hacia finales del año 2016. Era la época en que el liderazgo del movimiento expresaba un pensamiento moderado, criticaba al Embargo y vendía una solución de consenso. No tomó mucho para que me diera cuenta de que, al menos en aquel entonces, el movimiento funcionaba más bien como una maquinaria de promoción de su presidente…, por supuesto, quien esté de acuerdo con eso, pues es su derecho; pero para mi las cosas acabaron muy pronto y nada bien. 

No fue mucho después que me enteré de que habían sacado a Karla Pérez de la Universidad Marta Abreu, en Las Villas, por formar parte de ese movimiento, una muchacha apenas rayando sus veinte años. Si yo, que tenía más de 30, ya me arrepentía de aquello…, sin haber pagado ningún costo significativo, me horrorizaba pensar que a esa edad le cerraban todas las puertas a una cuasi adolescente, por algo que yo estaba convencido acabaría decepcionandola. Me pareció cruel que le hicieran aquello, sin darle oportunidad, cuando menos, a considerar su participación en el movimiento y conservar sus estudios. Fue terrible, fue frío, fue ejemplarizante. Y la publicidad se encargó de divulgar el mensaje para que a nadie más se le ocurriera repetir el chiste. 

Ahora también le niegan el regreso a su país, supongo que ya no tenga que ver con Somos+, tal vez sea su participación en ADN, no lo sé; pero una vez más le toca asumir la posición de dar el ejemplo, para que la gente sepa bien que el país en que nació, no es suyo. Ahora Karla es una más de esas descenas de miles de cubanos que no pueden encontrarse con su familia.

No sé hasta qué punto el aparato de seguridad siente que tiene control sobre la situación, que tal vez el apoyo de los cubanos fuera de Cuba no les es indispensable, que ni los quieren, ni realmente los necesitan; pero son estas acciones las que hacen tan difícil, sino imposible, desconflictivizar las circunstancias. Tal vez eso reafirma que algunos allá no quieren acercamiento de ningún tipo.

Déjame ponerlo en estos términos firmes, sin ambigüedades y como alguien que aboga por el fin de las sanciones económicas: sin el apoyo mayoritario de los cubano-americanos no se levantará el Embargo. Full Stop.

Total
5
Shares
1 comment
  1. En Cuba poco a poco, tras la salida de Fidel Castro en 2006, es la Seguridad del Estado quien se ha convertido en el el poder último en las sombras. Incluso es probable que algo hayan tenido q ver con esa salida… El asunto es q la Seguridad del Estado quisiera mostrarse mas abierta quizás, más politica, pero su naturaleza se lo permite (como al Escorpión de la fábula de Esopo). También debe ser claro para ellos q si en la oposición no hay consenso en cuanto a la ilegalización del PCC, q muchos consideramos sería un acto antidemocrático, todos concordamos en la necesidad de eliminar la Seguridad del Estado, y someter a limitación de derechos a sus miembros durante un número de años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts